*

2108680.jpg

Desclasifican allanamiento de la PDI a popular reality de Canal 13

Autor: admin_copesa / 29 abril, 2015

Fue durante el verano de 2011 que diez funcionarios de la PDI realizaron un espectacular operativo en la “casa-estudio” de Pirque, donde se encontraban los participantes del reality Año 0. El episodio fue ampliamente cubierto por los diarios. Sin embargo, en Reality.doc, de Canal 13, los protagonistas del show del canal de Luksic contaron en detalle cómo vivieron el problema -MIRE EL VIDEO AQUI-.

 

Todo partió cuando, en una de las pruebas de supervivencia que realizaba el periodista extremo Claudio “Rambito” Iturra, llevó culebras chilenas nativas con el fin de asarlas sobre una parrilla. Así, los concursantes podrían comer “proteína”.

 

Iturra lanzó un canasto al suelo, del cual salieron disparadas las culebras, tratando de huir. Algunas no se salvaron y terminaron siendo rostizadas y devoradas por gente como la ex Playboy Roxana Muñoz o el fotógrafo Claudio Doenitz.

 

Las denuncias llegaron a Servicio Agrícola Ganadero (SAG) y de ahí al Ministerio Público. Finalmente, el 13 fue multado, luego de un allanamiento que realizó la PDI. Esto fue lo que se reveló en Reality.doc:

 

Sergio Nakasone (Productor Ejecutivo): “Por desinformación quisimos comer culebras en Pirque, de una especie que estaba protegida. La verdad, no lo sabíamos”.

 

Claudio Iturra: “Cometimos todos el delito televisivo más grande del mundo. Nos comimos, matamos una culebra protegida, una culebra chilena. Fue un error, pero lo hicimos sin querer y comimos la culebra… Después de eso, quedó la escoba”.

 

Nakasone: “Recibo denuncias, y las acusaciones no eran en torno a Canal 13, sino en torno a Sergio Nakasone y Claudia Romero, y ahí es donde me llega una citación al juzgado, donde claramente podía ir preso”.

 

Claudia Romero (productora): “Fui a la primera declaración al juzgado, tuve que hacer toda una reseña de todo. Quiénes participaban, quién tomó la decisión de las culebras, quién la mató, quién las cocinó, quién las frió, cuántos participantes estuvieron involucrados y comieron… O sea, fue toda una cuestión súper heavy”.

 

Nakasone: “Lo único que usé en mi defensa es que me declaré ignorante de la cuestión y simplemente me puse a la disposición de la justicia”.

 

Romero: “Empezaron a citar a todos los participantes a declarar. Y como no se podía sacar a los participantes, que era lo que pedimos a través de nuestros abogados, apareció todo un tropel de gente de la PDI a la locación, a entrevistar y a tomar declaraciones a los participantes, uno por uno”.

 

Iturra: “La PDI allanó la casa estudio”.

 

Gabrielle Benni: “Llegó un camión lleno de PDI, ¡un camión, güeón! ¡Había PDI hasta en el baño, güeón! Y todo afuera diciendo: ‘Señores, aquí la güea es seria, paremos la güea’. Todos a declarar por las serpientes”.

 

Iturra: “Todos con las chaquetas, las balizas, y la gente no entendía nada, los participantes no entendían nada, poco menos que rayando con spray la escena del crimen, y yo decía: ‘¡pero qué está pasando! ¿Por qué?'”.

 

Verónica Ruaro (directora de contenido): “Pero era muy chistoso, porque mucha de la gente que participó en ese allanamiento se sacaba fotos con los participantes. O sea, claramente no es lo mismo hacer un allanamiento en mi casa particular, que en medio de un reality”.

 

Benni: “¿Y sabe quién fue el implicado más grande? Yo. Porque yo había dicho: ‘¡No como ni cagando!’ Entonces, los güeónes pensaban… O sea, la PDI pensaban que yo no había comido porque sabía que era una güeá prohibida y que yo sabía y que no lo dije a los otros güeónes. 

 

“Puta, me güeviaron como una hora. Me presionaron, casi que digo güeras que no eran ciertas con tal de salir del paso… En síntesis, fue un drama, y a Rambito le dije: ‘¿Por qué no te poni la serpiente en la raja la próxima vez? ¡Que vení con puros dramas, güeón! ¡Puros dramas!’ Así es que esta fue la última vez que el güeón trajo animales”. 


Iturra: “Fue un gran error, hoy es una gran anécdota, pero en ese tiempo fue algo que nunca debiese haber ocurrido. Ocurrió, pero nos comimos una culebra que no se pod