*

2058300.jpg

Extrema crueldad, mechoneo y lesiones en violenta riña de Recabarren y Lemos en Amor a Prueba

Autor: admin_copesa / 9 enero, 2015

“¡Parecen enfermos, chiquillos!”, fue el grito de horror de Junior Playboy tras una de las peleas más violentas entre dos mujeres en un reality. Porque Amor a Prueba mostró la cruda riña entre la argentina Eugenia Lemos y la chilena Camila Recabarren, que incluyó crueldad sicológica y un mechoneo que terminó con Lemos con un par de dedos lesionados. Fue tal la gravedad, que ambas fueron expulsadas del show de Mega.

 

Lemos venía hiperventilada, desequilibrada desde hace rato. Primero hostigó a Denisse Campos, ganándose un portazo de la ex candidata a Miss Hawaiian Tropic –MIRE AQUÍ ESE ROUND-. Y la noche de Año Nuevo comenzó su persecución a Camila Recabarren.

 

Camila ya estaba acostada, al lado de Michael Murtag, su compañía, cuando Eugenia y Stefanie gritaban cosas sobre su supuesta poca femineidad, burlándose:

 

Eugenia Lemos: “¡Gané el Míster Chile! ¡Es el único trío con tres hombres, es el único trío con tres hombres! ¡Me llamo Camilo y gané el Míster Chile! ¡Michael Multa y Camila Recagón! ¡Camilo Recabarren!”.

Camila Recabarren: “¿Verdad que te comiste a alguien en el trance, en Pareja Perfecta, allá en el hotel?”.

Lemos: “Pero si tuviera un hijo, ¡sabría quién es el padre!”.

Recabarren: “¡Ay, qué básica! Ahí le salió todo lo chanta que tiene”.

 

La referencia a su hija, de poco más de un año, dejó mal a Camila, quien encendió un cigarrillo, a pesar de que se habían puesto de acuerdo para no fumar alrededor de las camas. La frase mala onda de Lemos también fue censurada por Liz Emiliano. “Eugenia, con el tema de los hijos no te podés meter. Decile lo que queráis en la cara… El tema de los niños me parece patético. ¡No! Los niños no”, lanzó la dominicana.

 

La venganza de Recabarren llegó a la mañana siguiente. Cuando todos dormían, se paseó haciendo sonar una cacerolas. Los despertó a todos. Pero Eugenia no le dio respiro. Apenas abrió los ojos, prosiguió su bullying, ante una supuesta cualidad varonil de la ex Miss Chile.

 

Lemos: “¿Cómo desfilaste para ganar la Miss? Porque yo no me doy cuenta cómo ganó eso…  Haceme una caminata femenina… Es imposible que esta chica gane.. Tengo una familia, estoy acompañada, no me siento sola. Mira, muestro mi cara, no necesito ponerme anteojos ni cara de poto, ¡soy feliz!”.

Recabarren: “Te hace falta maquillaje, en todo caso, cara de guarisapo”.

Lemos: “Yo creo que no”.

Racabarren: “Anda a mirarte, porfa”.

Lemos (Dirigiéndose hacia otros participantes, aliados suyos): “¿Me falta maquillaje, Sebita? ¡Nunca, nunca!  ¿Cómo se recorta la barbilla?”.

Recabarren: “Yo sé, yo te enseño. Euge, soy Miss Chile 2012, ¿y tú, chiquitita?”.

Lemos: “¡Soy Míster Chile 2012, me dice! ¡Lo reconoce! ¿Y el concurso cómo lo ganó? ¡Afeitándose! (Lemos comienza a desfilar como hombre, provocando risas de otros concursantes)”.

 

Horas después vino lo inevitable. Fue una escena muy cruel. Ocurrió en el jardín, donde Matías, el pololo de Lemos, hacía el almuerzo: una parrillada. Entonces, Camila se sentó con su plato de comida en una mesa que Leandro tenía reservada para él, Eugenia, Matías y el resto de su grupo.

 

Leandro le dijo a la ex reina de belleza una pesadez del porte de un buque: “Esta mesa la hemos traído nosotros acá, así es que hay gente que está bienvenida y gente que no está bienvenida… Siempre la hemos traído nosotros, así es que la gente que se preocupa para comer mejor, como nosotros, está bien. Si no, como Camila, por favor, podé irse. Gracias”. Junior Playboy y Luli no podían creer la rotería, y les pidieron que por favor dejaran en paz a la chilena.

 

Lemos lanzó las siguientes frases: “¡No, está demás ella!”, “Es como que te metas en la casa de una familia que no te invitó”, “Pasale la carne cruda, que se la vaya a cocinar ella”, “Está en nuestra mesa”. Luego comenzó a golpear una sartén y una tapa de aluminio en los oídos de Recabarren, quien no decía palabra e intentaba seguir comiendo.

 

Después, Eugenia lanzó la sartén y la tapa al lado del plato de la ex Miss Chile. Una y otra vez. Hasta que Camila se levantó, la agarró del pelo, la zamarreó y la dejó en el suelo. “¡Negra sucia! ¡Sucia, sucia, sucia! ¡Me dobló toda la mano! ¡La expulsan ya!”, vociferaba, con un par de dedos con lesiones menores. Camila tiritaba. Pero trató de no llorar. Encendió un cigarrillo, muy nerviosa. Recibió el apoyo de casi todos. Y finalmente fue expulsada de Amor a Prueba, junto a Lemos.